El estado de la nación y la crisis según quien lo mire

Con la crisis los ricos más ricos y los pobres más pobres

Uno de los datos que más me ha llamado la atención estas fechas es que a pesar de estar en una crisis profunda, la marca Ferrari ha aumentado sus ventas un 17%, llegando a máximos históricos, contrastando con otro dato más escalofriante, en 2012 se han producido más de 200.000 desalojos forzosos en España. Estos datos por sí solos pueden llegar a ser representativos de la evolución de la crisis que desde 2008 está azotando España, tanto para empresas y clase alta, cómo para trabajadores y gente sin posibles.

El gran problema es que una gran parte de las decisiones tomadas por el actual y el anterior gobierno han ido en detrimento de la clase obrera, y poco a poco, decreto a decreto y reforma a reforma, las decisiones de los gobiernos, sobre todo del Partido Popular, están dejando un panorama que va encaminado más hacia el feudalismo que al estado del bienestar.

El gobierno ha empobrecido a la clase obrera en favor de las empresas

Un repaso a las principales medidas tomadas por el gobierno, tomadas desde los dos puntos de vista nos puede dar una idea clara y más global de todas las actuaciones que se han llevado a cabo en los últimos meses.

Medidas destinadas a la clase obrera Medidas destinadas a la clase alta
  • Recortes en sanidad
  • Recortes en educación
  • Privatización de sanidad
  • Privatización de recursos públicos rentables (loterías del estado etc..)
  • Copago farmaceutico y hospitalario
  • Primera ayuda a la banca
  • Segunda ayuda a la banca
  • Condonación de la primera ayuda a la banca
  • Nacionalización de los bancos quebrados
  • Subida del IVA
  • Amnistía fiscal
  • Abaratamiento del despido
  • Facilitación de motivos de despidos y ERE
  • Abaratamiento y precariedad del empleo (minijobs)
  • Abaratamiento del despido
  • Facilitación de motivos de despidos y ERE
  • Abaratamiento y precariedad del empleo (minijobs)
  • Aumentos en precio de energías y combustibles
  • Ayudas a empresas en consumo de energías y combustibles (Vease el convenio cerámico)

Todas estas medidas y más, están dando como resultado más de 6.000.000 de parados y una crisis social profunda, trabajo precario para los trabajadores actuales y futuros y un panorama laboral en el que el paro puede llegar a aumentar todavía más, tal y como se desprende de los futuros despidos en los que podemos encontrar lo siguiente:

  • Orizonia anuncia 4400 despidos
  • Iberia anuncia 3.800 despidos
  • Danone anuncia 900 despidos
  • La reestructuración de la banca causará 5.600 despidos en 2013
  • Caprabo anuncia 400 nuevos despidos
  • Vitorino Alonso anuncia 169 nuevos despidos
  • El mundo otros 160 despidos
  • Canal 9 1500 despidos
  • Gamesa anuncia 500 despidos
  • General Dynamics 289 despidos

Y a esto hay que sumar las empresas que suministran a estas y que perderán parte de su foco de negocio teniendo que reducir plantilla, además de otras empresas que anuncian sus cierres o reducciones de plantilla.

La banca hace el gran negocio con la crisis de deuda española

Si el estado de la nación en cuanto al sector laboral se refiere es precario para la clase obrera, lo es mucho peor a nivel institucional, con un panorama en el que el actual gobierno está pidiendo prestado a razón de 1000 millones de euros diarios con el fin de evitar el rescate. Este dinero en gran parte lo está prestando la banca en forma de compra de deuda y bonos del estado, con el fin de después poder especular con dicha deuda, algo que se está repitiendo desde hace meses.

la crisis española nos llevará al rescate

Una de las consecuencias más funestas para la clase obrera de esto, es que para la banca es mucho más rentable comprar deuda española y especular con ella que prestar dinero a familias y PYMES, con lo que el dinero no circula y la economía, el consumo y el trabajo descienden todavía más.

Pero si esta consecuencia directa y a corto plazo es grave, peor aún es el gran endeudamiento en el que el actual gobierno está sumergiendo al país. Según los cálculos del actual ejecutivo (siempre calculan por debajo de la realidad, vease el déficit) han de pedir 230.000 millones de Euros este año para evitar el rescate, pero sin un sólo atisbo de cortar los miles de salarios y concesiones realizadas desde el nepotismo y el clientilismo, manteniendo así el gran problema de la deuda, que es la sobrecargada administración y el gasto que conlleva y empeñando y empobreciendo cada vez más al conjunto de españoles sin aportar medidas de crecimiento, con lo que cada vez será más difícil la devolución de dicha deuda.